Voz de mi puerta

A mis abuelos

– Abuelo, veo el Circo:
van calle abajo
músicos, trapecistas,
y tres payasos.
Rojo y brillante
el sombrero del hombre
que va delante.

-Oigo los tamboriles,
suenan los ecos
de ruedas de carretas
por los senderos.
De hielo al raso
y de soles ardientes
forjan sus pasos.

-Asoman por la esquina
contorsionistas.
-Fue en otro tiempo
un circo de cuatro pistas.
-¡Vamos con ellos
a bailar por las plazas
y por los pueblos!

-Niña de la alegría,
luz de mi niebla,
ojos de mi penumbra,
voz de mi puerta,
¡ay, quién tuviera
como once ramas verdes
tus primaveras!

Solero Canela

Deja un comentario