El péndulo de plata no funciona

Lo intento con un péndulo de amatista, el de plata no funciona. Sé que no es tarde porque a veces la siento muy cerca.

Saco una foto del álbum; hundo la nariz en el armario antiguo; mapeo y recorro las baldosas de la casa familiar, una por una; me dejo seducir por el sol del paraíso, y en mis brazos acuno los múltiples detalles.

Cuando estoy a punto de fundirme con ella se escapa como agua entre los dedos, pero yo no desisto: tengo la firme, la inalterable voluntad y el camino trazado para encontrarme con la mujer que fui.

Sol

Textos enviados por lectores.