FIRST DATES

(Para llenar la España vacía)

Si en cada mesa ya hay puesta una vela. ¿Para qué traes?

¿Qué romanticismo ni qué niño muerto?

En fin, a ver si llegan y os sentáis a cenar.

Ahora, a estarse firmes, que hay que dar buena impresión. Pensad que solo os van a ver los ojos. Y la estatura. Y las hechuras. Tú, mete tripa.

Como ya no quedaban trajes de penitentes, Filomena les ha plantado unas cortinas viejas, con agujeros en los ojos. Acrílicas. Que no se acerquen a las velas.

Para mí que tendría que haber una forma más sencilla de organizar una cita a ciegas.