La búsqueda

Se supone que no puedo hacer ningún ruido, casi ni respirar, eso ha dicho ella: “el silencio es muy importante para que la búsqueda funcione”, después me ha lanzado una mirada que casi me deja paralizado. No me atrevo ni a moverme, se me ha dormido la pierna por no cambiar de postura. Mientras tanto la miro sin mucha convicción, no parece una pitonisa, no lleva pendientes largos, ni pañuelos extravagantes, ni tiene velas por ningún lado, ni siquiera toma té.

-Maricarmen ¿tú estás segura de que esta es la mejor manera de encontrar un buen colegio para la niña?

Rocío