Cerdos

Los egipcios creían que los cerdos transmitían la lepra, de ahí que prohibieran a los porqueros entrar en los templos. Toussaint-Samat dice que por eso los cerdos no figuran en las pinturas de las tumbas egipcias. Según Galeno, la carne del cerdo sabe como la del hombre. Y es consabido que del cerdo se aprovecha todo. Recoge Anette Pourrat que hasta su vejiga, inflada y seca, sirve para conservar el tabaco. La del cerdo, se entiende. Y si el cerdo doméstico se deja libre, se asilvestra pronto. Pero estos novios los pasean como a perros. Y eso los cerdos no.