Cita

Verás una mujer tocada con sombrero, casquete de fino paño verde, casi gris. Hendida la cintura, largo el talle, envuelta en el azul de Portobello, un vestido con lazo de domingo corriente. Lino, seda y crepé para el tacto y los ojos de cuatrocientos días vertidos en detalle al servicio postal. Aroma de lavanda y un ligero rubor en las mejillas. Por tu parte (aceptaré un presente, ya que insistes) sé sobrio, adórnate tan solo de paciencia, sin más aditamentos; así conoceré si de verdad eres tú, si valieron la pena la distancia, el hambre de ventura y nuestro tiempo.