Sábado

Vuelve a ser sábado, día de colada. Cómo me gusta ese día. El agua llegando a casa en un cubo que sube desde la calle con una cuerda, el olor de la ropa limpia en todas las casas, el ajetreo del barrio… Y todo esto con la música sonando en el gramófono del vecino del tercero, suena Fausto Cigliano cantando Sarrà chi sa… Es día de trabajo, pero también día previo al domingo, y entonces saldré a pasear con las otras niñas con mi ropa limpia y perfumada… ¡Cómo me gustan los sábados! Y la encantadora voz de mi vecino…

Isabel Añon y Juan Cerezo