Parece que no

Parece que no te sirven de nada ahora tu grado y tu máster, ni esos talleres contra el bloqueo. Parece que no se presentan musos, ni siquiera aquel Julio que se prometía en una ala-delta de ida sin rima. Parece que tu yema confirma tus miedos: tu premolar está bien. Podrías no tener tinta y huirías al galope en ese Ojalá. Garabatea unas palabras pequeñas, y verás que es como el cambio de armario: tras la pereza, el puzzle adquiere sentido. El papel en blanco solo da miedo si es el último. Con permiso de Greenpeace, romper también es escribir.

Isra Pedrós