¿Ella o él?

Otro martes más y yo tras ella. Semanalmente como cita acordada. Cinco
cuadras exactamente. La espero en la calle 7th sabiendo que saldrá del
estacionamiento subterráneo. ¿Un mes? ¿Cuatro semanas desde la primera vez?

Betty Ann, la nombro. Su aspecto sureño -discreto, elegante, rebelde- me
hace desear que sea su nombre. La pienso sin compañero, sola. ¿Viuda tal
vez?

Hoy es buen momento para hablarle, decirle. Escuchar su voz, caminar a su
lado en el parque, tocar su piel. No puedo esperar una semana más.

Sus pasos rítmicos, el vaivén de sus caderas. Ella, el ganso. ¿Quién enseñó
a quién?

J. Felipe Rodríguez

Textos enviados por lectores.