El fofógeno y las mentiras

Ellos cumplieron: fotografía, mapa y aro. El fofógeno y el péndulo, mi aportación. El vestido negro también: añade drama. Esta primera vez tiene que salir bien. De ello depende mi paga y que me llamen de nuevo.
Necesito mi mano estable. Esa copa de licor tomada antes de venir evita los temblores de la reseca. Que hayan pasado 18 años ayuda. La hija perdida, la necesidad de encontrarla. Aunque no sepan su paradero tengo que ser convincente. Miran atentos, esperando mis palabras. Mentiras más, mentiras menos.
¡Pinche mano! Dios mío ¡debí haberme tomado otra copa antes de venir a trabajar!

Textos enviados por lectores.