Cine

Salgo a la terraza inspirada. Cojo con fuerza el bolígrafo y miro sin miedo a la página en blanco. Nada me va a distraer estoy totalmente centrada en mi tarea. La radio de mi marido está en la mesa, recuerdo que se ha quedado sin pilas, voy hasta el cajón de debajo de la tele, no hay pilas, pero sí las linternas de las niñas, puedo usar las suyas. Enciendo la radio. Con música todo es mejor. Ahora sí que estoy preparada. Entonces veo la baraja, juego un solitario y luego me pongo a escribir, me prometo a mí misma.

Rocío