Caza

Oye los ruidos, un raspar en la pared, unos golpeteos fuera, como si algo se tambaleara torpe, y se asoma a ver. No es la primera vez, es la segunda o la tercera que se asoma hoy.

Entonces yo me asomo también por la puerta y la veo asomada. Cuando he apartado la silla y he andado hacia el pasillo, he tenido la absoluta certeza de que algo me oía y a su vez me miraba.

Pregunto a la niña que qué había, y me dice que para cuando ella fue ya se había ido, pero que va a cazarlo.

Marlene

Textos enviados por lectores.

Deja un comentario