Así fue

Así fue como me encontré a doña Roberta: un día cualquiera, a lo lejos, la vi pasar. Pero aquella vez vi algo distinto en su caminar, ¿era ella o era aquel animal el que tiraba de ella con una cuerda?
Iba cabizbaja, sumida en sus pensamientos. La vi pasar, esta vez con este animal capaz de sobresalir y querer ser atrapado por las fieras para devorarlo en Nochebuena. Esa vez dejé que pasase sin asaltarlam porque en aquel momento mi mente dejó de funcionar, para empezar a preparar la cena de Navidad desde que aquel día que la vi pasar.
 Vanesa Muñoz

Textos enviados por lectores.