Schemenlaufen

Antes de que entres, quisiera aclararte que no siempre rompo las tazas tan bien, se me ha caído leyendo porque los feos también leemos. Ese ruido que has oído y que atrae a los fantasmas no era para ti, ha sido por error. Me gusta hacer errores nuevos cada día, me gustaría hacerle al error lo que tú le haces a los vivos: asustarles.

Por ejemplo, un día metí un libro en el horno: salió seco e ilegible; otro día estudié latín cuando no tocaba.

No te estoy dejando hablar, seguro que quieres contarme muchas cosas del más allá.

No habrá una sola cosa que no sea una nube.
Todo debe de ser cosa de viento y mentira.