Ruedas

El marido de mi tía Gervasia tenía una bicicleta y ella una sillita con ruedas donde paseaba a mi madre, muchísimo menor y huérfana de idem. Todos los días él rodaba hasta la ciudad de al lado a trabajar y ella hacía rodar a la niña por la plaza del pueblo.

Una mujer casi ociosa, mi tía Gervasia.

Menos aquel día. Aquel día no rodó nadie y no se cruzaron ni un alma. Esa misma tarde se vinieron a vivir a la costa donde el mar está siempre en su sitio y no se materializa en la plaza sin motivo.

Ondina norteña y bruja de Lancre. Me gusta el terror, quiero un faro y vine a tuiter a hacer observación participante. Al final siempre sobrevivo.