Sin título

Nos fuimos de pícnic con nuestros muñecos. Nos encantaba estar juntas y jugar, pasábamos las horas abstraídas imaginando, riendo, parloteando de nuestra vida imaginaria y de la vida de Periquita, Antón y Muselina, nuestros muñecos.
De pronto Anne se puso triste y nos dijo que Periquita había muerto. Miramos curiosas (nunca habíamos visto un muerto). Lloramos un rato por ella, recordamos los buenos momentos compartidos… Entonces Anne nos dijo que prefería la incineración al enterramiento, que lo había visto en un documental y le parecía mejor. Apilamos palos, nos despedimos de Periquita, y Anne, tras unas palabras, encendió el mechero.

Narrador oral profesional, lector, escritor, editor… Cuentista se mire como se mire. Un cuento tuit al día en .