La foto

¿Te acuerdas? Llorabas por montarte en el caballo pero no querías que te dejase solo. Yo intentaba hacerte la foto pero no parabas de llamarme, por eso tienes esa cara. Y yo, no seas tonto que te está mirando todo el mundo, pero estabas obsesionado con que iba a abandonarte ¿No te acuerdas?… que sí, hombre, que después fuimos a casa de la tía Olimpia, la que tenía un gato tuerto que te daba miedo. Siempre fuiste muy de tener miedo de todo, eras muy gracioso. ¿Cómo se llamaba el gato?… empezaba por m, seguro. De verdad, ¿no te acuerdas?