Casinosotras

─No es posible que esas seamos nosotras.
─No son nosotras, son casinosotras.
─Pero están al revés.
─¿Y si las que estamos al revés somos tú y yo?
─Habla más bajo, que se están riendo los demás.
─Digo que tú y yo estamos al revés, entonces ya no vale nada de lo que hayamos hecho, porque lo que está arriba pasará a estar abajo, lo de la derecha a la izquierda y lo de dentro estará fuera.

Una criatura del espejo me guiñó un ojo y otra me tiró un beso. Salí corriendo. No he vuelto a querer reflejarme nunca más.