Verano

Si tuviera que explicar qué fue ese desvelo del largo verano de los 20, os pediría que contemplaseis esta fotografía de la bisabuela Joan.

Debe ser 1921. Conservaba aún el apellido de soltera, Desborough, y su mirada limpia no guarda sospecha alguna del trauma de la guerra.

No hay huella de hambre o gripe española, tampoco se detecta la presencia de un tiempo convulso: el proceso a Sacco y Vanzetti o las masacres raciales de Oklahoma. Es más fácil intuir ferias, carreras de autos de enanos, helados sicilianos, charlestón o el anuncio de otra exhibición del Bambino con los Yankees.

Albalenc, de malnom Favara, per la sèquia. Periodista.