Diana

Pues ya está, ya me he cansado de gritar. Lo tengo asumido, me he caído de un avión. ¿Por qué ponen una pegatina en la puerta que dice “no tirar”? Eso es ir provocando. En fin, solo me queda disfrutar del paisaje. Al menos muero con buenas vistas. Voy directo hacia una mesa. Genial, no podía caer en esa fábrica de colchones. Debería avisar a esa persona. ¿A qué juega? ¿Qué hace con las cartas? ¿Por qué tiene el tres de corazones ahí? ¿Esa carta no iría mejor en la otra columna? ¡Eh! ¡Tú! ¡Eh! ¡Esa carta no va ah…!

 

No sé a qué piso voy.