Cómete el camino

Verano es que todo el mundo esté haciendo la siesta y tú no puedas hacer ningún ruido ni irte lejos de la casa.
Verano es tiempo detenido y una explosión de olores en el jardín cuando cae la noche.
Verano es no ver a tus amigos durante tres meses y sí a otros niños que aún no son tus amigos.

Aburrirse también es verano.
Los mapas del tesoro también es verano.
Volver por un camino precario lleno de cuestas y jalonado de pinos también es verano.

Verano es aprender a hacer solitarios interminables en los que ni siquiera puedes hacerte trampas.

 

No habrá una sola cosa que no sea una nube.
Todo debe de ser cosa de viento y mentira.