La senda de las dudas

Pero ¿cómo? ¿Y encima un túnel? ¿Ahora toca una zona inhóspita y oscura?

¿Quién es ese niño parado? ¿Qué mira? ¿Se habrá perdido?

¿Y por qué no hay nadie más? ¿Es que acaso soy el primero?

¿Sabrá quiénes somos? ¿Y por qué estamos aquí, confinados y cautelosos?

¿A quién se le ocurriría trazar el camino por esta gruta? ¿Es que no había forma de rodear la montaña de otra forma?

¿Qué pensará de todo esto? ¿Apreciará cómo tenemos decorado el pasadizo?

¿Y por qué no hay luces? Tengo curiosidad.

¿A qué espera para dar unos pasos? Enseguida encenderemos la luz.

 

Jorge Ordóñez