El gran mago Yago

Ante todos ustedes, ¡el mago Yago!

Convierte la sombra en luz,

la luz en sombra,

la paga en cobra,

la ruina en obra,

la hija única en hermana mayor,

la falta de tiempo en asuntos de amor.

Salen de su pelo rayos de luz,

anda seguro sin ser andaluz

(es valenciano).

El mundo, en sus manos.

Salen palomas volando a su paso.

Ni chistera se gasta.

Con correr le basta.

Síganle la pista para más milagros.

Eso sí, denle tiempo.

No es que el mago Yago sea vago.

Es que aún no tiene ni dos años

el gran mago Yago.