Traigo mis manos

He traído mis manos para que las leas. También me he tomado un café de camino, pero no me han dejado traerme la taza, le he hecho una foto a los posos, ¿crees que valdrá? Tiene que valer. Puedo traer una cabra, pero te advierto que la sangre me marea.

Necesito que leas el pasado, no recuerdo nada de las últimas 72 horas, no sé quién es la Margarita de este anillo, no sé por qué no llevo ropa interior y no sé cómo me vas a entender si yo ni siquiera hablo francés, pero necesito urgentemente que me ayudes.

No habrá una sola cosa que no sea una nube.
Todo debe de ser cosa de viento y mentira.