El método Hoffmann

Leonor Hoffmann es ciega, pero sabe que sus hermanas pequeñas escriben correctamente lo que les dicta. Ni una sola falta de ortografía, salvo el uso del corchete, han cometido jamás las dos niñas. Lo sabe porque Sigrid y Petra utilizan un lápiz de carboncillo grueso y por eso Leonor puede escuchar el recorrido del mineral deshaciéndose sobre sus cuadernos.

Este método, que les permite disfrutar de magníficos y emocionantes dictados, algunos de ellos adornados con esdrújulas interesantísimas, no fue posible, sin embargo, hasta que las dos pequeñas, ambas sordomudas, aprendieron a leer los labios de su extraordinaria hermana, Leonor Hoffmann.