Amog

–Era muy guapa.

–Guapísima.

–Y tenía una voz preciosa.

–La más bonita, como de cantante.

–Como de actriz.

–Como de radio.

–Y la queríamos muchísimo.

–Con locura.

–Y ella a nosotras.

–Mamá siempre nos decía que teníamos que estudiar mucho.

–Y sacar buenas notas.

–Por eso nos daba clases de repaso en casa.

–Y nos preparaba para los exámenes de dictado.

–Nos dictaba de libros.

–Pero era muy difícil escribir bien las palabras que leía.

–Porque mamá no sabía pronunciar la erre.

–Tampoco pronunciaba bien la de.

–Pero nunca se lo dijimos.

–Porque la queríamos mucho.

–Y ella a nosotras.