Babilonia Suárez

A Babilonia Suárez solo le faltaban tres museos por conocer en el mundo y aún no había cumplido los trece. Gracias a que su madre era comercial, había tenido la oportunidad de viajar tanto, y así descubrió su enorme talento para hacerse pasar por bajorrelieves, bustos, torsos, o cualquier escultura que se le pusiera por delante.  Consiguió convertirse en los 8,000 soldados, 130 carros de guerra y 670 caballos de terracota del ejército de Qin Shi Huang en tiempo récord, pero la Piedad de Miguel Ángel se le atravesaba, y convertirse en el David de Miguel Ángel le aburría enormemente.