Voces

No es solo por la mañana, ni siquiera ocurre todos los días, pero el fenómeno ya aparece en la Guía Oficial de la ciudad, y varias agencias de viajes ofrecen la visita a la fachada cerca de San Cosme y San Damián como punto obligatorio para turistas y viajeros. Nosotros, sin embargo, no nos explicamos qué tiene de extraordinario, y tratamos de seguir con el día a día de nuestro edificio sin que se alteren nuestras rutinas. Las personas pueden viajar en el tiempo, ¿por qué no los edificios? El nuestro tiene nostalgia de 1960 a veces, sus motivos tendrá, déjenlo tranquilo.

No habrá una sola cosa que no sea una nube.
Todo debe de ser cosa de viento y mentira.